Anécdota de un viaje

16730544_261248770963183_1704560629847232793_nAyer viajé de Bagdad a Erbil. En avión se hace muy rápido pero es bastante más caro así que fui, como siempre, en un “service”, un auto o combi que lleva pasajeros.

Son 350 kilómetros y difícilmente se hace en menos de 5 horas por la cantidad de controles, los miles de camiones, el estado de las rutas (varias veces hay que pasar al otro carril de la “autopista” porque el propio está cerrado y si ha llovido se hace muy difícil porque entre ambos carriles hay unos 20 metros de tierra empantanada) y varios etcéteras más.

Pero ayer, no bien salidos de Bagdad descubrimos que la ruta estaba cerrada por manifestaciones y tuvimos que ir por caminos secundarios en los que difícilmente se avanzaba así que el viaje se alargó a casi 10 horas.

No hay quejas porque son dificultades pequeñas para este tipo de misión. Y encima pasamos por algunos lugares muy lindos como el desierto, o pequeños pueblos que me recordaban al Alto Egipto, con sus calles cortadas por el ganado, la abundante vegetación, y la tranquilidad de la gente que parece que no vive en guerra.

Cuando ya estábamos por llegar nos enteramos que las manifestaciones todavía tenían la ruta cortada (no fue una hora como nos habían informado) y que además hubo un atentado muy grande allí. “¿Y en Bagdad?” preguntó uno en el vehículo? “Nada, hoy ha estado tranquilo”, fue la respuesta.

Es decir que hubo un atentado al norte de la ciudad por donde debíamos pasar y que eso se considera aquí tranquilo…

Les pido que sigan rezando.

¡Bendiciones!

P. Luis Montes, IVE

(en la foto el caos de tráfico que a veces se forma en ese camino, no se aprecia bien, pero hay literalmente miles de vehículos intentando pasar por un puente pequeño al lado de otro puente derribado)

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario