Pakistán pronto prohibirá los episodios de violencia masiva y las conversiones forzadas de las minorías

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 13.23.54

(ADI).- La Asamblea Nacional paquistaní aprobó una ley que modifica algunas disposiciones penales. Por primera vez, el sectarismo, el linchamiento de masas y las conversiones forzadas serán castigados. El objetivo explícito de la legislación es mejorar las condiciones de las minorías religiosas del país.

Algunos activistas expresaron su satisfacción con la iniciativa, que todavía necesita la firma final del presidente.

El fiel cristiano Samuel Pyara, presidente de la Bright Future Society, afirmó que “estas medidas eran cruciales para salvar a nuestro país”. “La justicia de las masas se convirtió en una parte integrante de la mentalidad de la población. Había una gran necesidad de convertirla en una ofensa punible desde el punto de vista legal y por lo tanto apreciamos la medida del gobierno”, añadió.

El Parlamento aprobó la Ley de Enmiendas a las Leyes Penales de 2016 para enmendar algunas leyes existentes, incluyendo el Código Penal de Pakistán de 1860, la Ley de Policía de 1861, el Código de Procedimiento Penal de 1898 y la Ley Antiterrorista de 1997.

La declaración de objetivos y razones del proyecto de ley dice que “el terrorismo, el sectarismo y el extremismo se han apoderado de todo el país y estos actos están al orden del día”.

Con respecto a la persecución de las minorías religiosas, la incitación a la violencia sectaria y el odio étnico y “el uso deliberado de palabras que puedan herir los sentimientos religiosos de otros”, la nueva ley prescribe la cárcel de uno a tres años e impone una multa de 500 mil rupias (unos 4.500 euros).

También prevé la reclusión hasta 10 años (y no menos de cinco) y una multa de hasta un millón de rupias en los casos de matrimonios forzados de niñas menores de edad o de mujeres que pertenecen a las minorías.

Por primera vez, se hace legalmente enjuiciable el linchamiento por parte de “grupos organizados o multitudes que se toman la justicia por su mano”.

Cualquiera que dé informaciones falsas que lleven a las autoridades del gobierno a tomar decisiones legales, será castigado con penas de seis a siete años en el caso en el cual por el delito imputado en modo injusto sea prevista la pena de muerte o hasta cinco años si por el delito está previsto la cadena perpetua.

En los últimos años, Pakistán sufrió varios episodios de violencia de masas. Los líderes cristianos lamentaron que la mayor parte quedaron impunes. El caso más reciente, la absolución a finales de enero de 115 personas acusadas de incendiar un barrio cristiano entero en Lahore.

Samuel Pyara, que recurrió ante el Tribunal Superior de Lahore contra el veredicto sobre la Colonia José de Lahore, consideró que la nueva legislación podría ser una herramienta valiosa para ayudar a los cristianos.

Refiriéndose a los secuestros de mujeres cristianas e hindúes, obligadas después a casarse con los secuestradores, el director del Interfaith Relations Minhaj ul Quran International, Sohail Ahmad Raza, reconoció que “es una práctica equivocada desde el punto de vista legal, moral, social y humano. Los matrimonios forzados no están previstos en la sharia (ley islámica) sino que derivan de la ignorancia”. “Los que usan las mezquitas para incitar al odio y la violencia son simplemente personas locas y perturbadas”, aseguró.

Junto a estas voces entusiastas, la nueva norma también tiene sus críticos. Hafiz Ghulam Abbas es uno de ellos. “Los gobernantes se entristecen cuando los ulemas desde los minaretes hablan de justicia y libertad”, apuntó el jefe del Tehreek Labaik Ya Rasool Allah en Lahore, un grupo a favor de la ley de la blasfemia. “¿Por qué detener la llamada a la oración cuando un simple vendedor ambulante puede utilizar un amplificador de sonido? Nosotros rechazamos esta enmienda y haremos todos los sacrificios necesarios”, concluyó.

(Fuente: AsiaNews)

Etiquetado , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario