Secuestran a una religiosa colombiana en Mali

religiosa colombiana

(ADI).- La religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoti, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, fue secuestrada este martes por la tarde en Koutiala, al sur de Mali.

“No sabemos quienes la han secuestrado. La policía están investigando. Los obispos también se están moviendo para obtener información en la zona”, señaló el sacerdote Edmond Dembele, secretario general de la Conferencia Episcopal de Mali.

“La zona donde ha sido secuestrada la religiosa es tranquila y esto es lo que sorprende. Esa zona del país todavía no había sido tocada por la inseguridad que azota otras zonas de Mali”, aseguró el P. Dembele, al tiempo que confirmó la nacionalidad colombiana de la hermana secuestrada, que llevaba en el continente africano desde hace más de 12 años.

La ciudad de Koutiala se encuentra en el suroeste de Mali y por tanto está alejada de las zonas de influencia del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que actúa en el norte del país.

Según las agencias internacionales, el secuestro ocurrió alrededor de las 21 horas del pasado martes, cuando un grupo de hombres armados irrumpieron en la parroquia de Karangasso en Koutiala, secuestrando a la misionera y huyendo con el automóvil de la parroquia. El secuestro todavía no ha sido reivindicado.

La Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada administra en Mali un puesto de salud grande, así como un hogar donde atienden a unos 30 niños huérfanos de entre 1 y 2 años de edad.

Además, las misioneras alfabetizan a unas 700 mujeres musulmanas y llevan adelante un proyecto de graneros para los tiempos de escasez.

La Hermana Gloria Cecilia es la responsable de la comunidad y la coordinadora de las actividades pastorales y sociales que realizan las religiosas en este país de mayoría musulmana.

Crisis en Malí
En marzo de 2012, varios grupos armados islamistas se apropiaron de un inmenso territorio, casi dos tercios del país, en gran parte desértico, del norte de Malí. Desde entonces, Al Qaeda del Magreb Islámico lleva cómodamente instalada en toda la región septentrional, desde donde fomenta y da apoyo a organizaciones extremistas, como el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (Mujao, por sus siglas en francés) y Ansar Dine (“los defensores de la fe”), que expulsaron de la zona a las fuerzas gubernamentales malienses entre enero y abril de 2012, así como a los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional por la Liberación del Azawad (MNLA).

En 2013, mediante la intervención militar de Francia, que lanzó la Operación Serval, y el despliegue de una misión de mantenimiento de la paz (MINUSMA), se internacionalizó el conflicto. El 29 de junio de 2015, tras más de tres años y medio de hostilidades y con la mediación de Argelia, se firmó un acuerdo entre el gobierno de Malí y las dos principales coaliciones de grupos armados -excluyendo a los movimientos yihadistas-, abriendo una vía para la pacificación y la solución a la crisis. Todavía hoy, el control ejercido por los extremistas sobre un vasto sector del Sahara sigue representado un serio obstáculo para el proceso de paz en el país.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario