Arzobispo caldeo de Erbil: “Si aún quedan cristianos en Irak es gracias a la ayuda que hemos recibido”

(ADI).- El arzobispo caldeo de Erbil, monseñor Bashar Warda, afirmó este lunes que “si aún quedan cristianos en Irak es gracias a la ayuda que hemos recibido”.

Tras la liberación en Irak de las aldeas cristianas de la Llanura de Nínive y del este de la ciudad de Mosul, el Prelado iraquí intervino en una rueda de prensa organizada por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en Roma.

Durante su intervención, monseñor Warda dijo que contemplando las iglesias destruidas en las zonas liberadas “podemos ver el odio contra el cristianismo”.

Por su parte, el director de ACN Italia, Alessandro Monteduro, habló sobre la necesidad de una especie de “Plan Marshall” para Irak, en referencia a la estrategia de los Estados Unidos para la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial. También indicó que se necesitará una mesa de diálogo que reúna a las Iglesias locales, asociaciones caritativas y el gobierno iraquí para iniciar la reconstrucción.

En declaraciones a ACI, el Arzobispo caldeo de Erbil explicó que “ahora la situación ha cambiado respecto a hace un año. Todas las aldeas han sido liberadas, incluso la parte este de Mosul, y esto significa más seguridad”.

Sin embargo, señaló que “las aldeas están destruidas. Algunas al 20%, otras al 90% y en ellas se ve el odio contra los cristianos. El 70% de las iglesias están quemadas”.

“En algunas iglesias donde se celebró la Misa y donde hay grandes recuerdos de primeras comuniones o bautizos, ahora hay un vacío en el interior, todo está en ruinas”, lamentó.

Monseñor Warda también habló con orgullo sobre el trabajo en beneficio de los refugiados, que llegaron prácticamente de improviso e indefensos debido a la persecución brutal del autodenominado Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

“Teníamos seis campos para los refugiados. Ahora, gracias a ACN, los Caballeros de Colón y la Conferencia Episcopal Italiana hemos podido cerrar todos excepto uno. Los refugiados están en casas alquiladas y estoy seguro de que podrán permanecer en las casas en Erbil por un tiempo más”, aseguró.

Preguntado sobre si los refugiados regresaran a sus casas, el Arzobispo caldeo respondió que hicieron una encuesta a 1.600 familias. Cerca de 1.300 quieren regresar. Lo que se necesita ahora es “comenzar una campaña para reconstruir. Se deben crear buenas condiciones de vida y garantizar la seguridad”, apuntó.

El Prelado iraquí subrayó que es importante garantizar la confianza, porque muchos de los cristianos fueron traicionados por sus vecinos musulmanes que los denunciaron a los yihadistas.

Las puertas de las casas cristianas fueron marcadas con la letra “N” en caracteres arábigos, la inicial de la palabra “Nazareno”, en referencia a Jesucristo.

“Reconozco que la vida y la confianza han cambiado respecto al año 2013, pero no es la primera vez que la comunidad cristiana es perseguida. Podemos comenzar una nueva comunidad cristiana”, manifestó.

Por otro lado, monseñor Bashar Warda comentó que la Iglesia ayudó a “700 mil suníes refugiados provenientes de Anbar y Falluja”.

ACN ayudó considerablemente a los refugiados en Irak, ya que el 46% de las aportaciones económicas provienen de esta organización. Además, la Fundación pontificia paga el alquiler de 1.600 casas en la diócesis de Erbil y, según indicó el propio Monteduro, se planea ayudar a otras cinco mil familias cristianas.

(Fuente: ACI)

Etiquetado , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario