Arabia Saudita – Condenan a un escritor a 7 años de cárcel por estrechar lazos con periodistas extranjeros

(ADI).- Las autoridades saudíes condenaron a siete años de prisión al conocido escritor Nadhir al-Majid, acusado de cometer delitos contra el Estado y estrechar lazos con periodistas extranjeros.

El Centro del Golfo para los Derechos Humanos (GCHR, por sus siglas en inglés) informó que Al Majid recibió la sentencia del Tribunal Penal Especial la semana pasada en Riad, y que fue trasladado inmediatamente a la prisión de Al-Ha’ir.

En un comunicado, el grupo pro derechos humanos denunció que la sentencia se inscribe en el contexto de una “campaña de represión” más amplia contra la disidencia que se ha “intensificado” recientemente.

El Ministerio Público dirigió numerosos cargos contra el escritor saudí de 40 años, entre ellos: desobediencia, participación en manifestaciones, redacción de artículos de apoyo a las protestas (desde el año 2007) y tener contacto con corresponsales de agencias de noticias extranjeras.

Al Majid fue juzgado en un tribunal que se ocupa de los casos de “terrorismo” y “estuvo solo durante la audiencia”, señaló la ONG con sede en Copenhague y Beirut. Es decir, “no contó con la asistencia de un abogado, ni con la presencia de miembros de su familia”.

Según los informes que obran en poder del citado grupo pro derechos humanos, hay temores de que las autoridades se nieguen a entregarle oficialmente una copia del veredicto, lo que podría impedirle recurrir la sentencia.

GCHR destacó en su nota que la detención y la condena a siete años de prisión del escritor “está exclusivamente relacionada con su trabajo en defensa de los derechos humanos y, en particular, con su defensa de la libertad de reunión en Arabia Saudita”. Por este motivo, la organización exhortó a las autoridades saudíes a retirar los cargos y poner en libertad a Nadhir al-Majid.

En 2011, el grupo activista Human Rights Watch ya había identificado al escritor entre los más de 160 disidentes detenidos; muchos de ellos procedían de una provincia oriental saudí, donde la minoría chií había promovido manifestaciones en las que pedían reformas políticas y la liberación de los presos de conciencia.

Al Majid, que pasó varios meses en la cárcel por haber escrito un artículo titulado “Protesto, luego existo”, sufrió malos tratos y estuvo en régimen de aislamiento durante su tiempo en prisión. El activista saudí fue puesto en libertad el 27 de junio de 2012.

La semana pasada, durante una visita oficial a Arabia Saudita, el relator especial de la ONU sobre pobreza y derechos humanos, Philip Alston, urgió al gobierno a “liberalizar” las redes sociales, el principal medio de comunicación utilizado por los activistas para intercambiar ideas e información en el país, aunque con muchos riesgos.

Alston también reconoció haber recibido informes sobre la creciente “represión” ejercida contra los usuarios de Internet en el país más poderoso del golfo Pérsico.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario