Turquía – El asesino confeso del misionero Andrea Santoro ofrece una versión inverosímil de los hechos

(ADI).- El P. Andrea Santoro, sacerdote fidei donum de la diócesis de Roma, fue asesinado el 5 de febrero de 2006 mientras rezaba en la iglesia de Santa María de Trabzon (Turquía) tras celebrar la Misa. El asesinato del sacerdote católico fue cometido por el joven turco Oguzhan Akdin, que en el momento de los hechos tenía 16 años.

La fiscalía pidió cadena perpetua para el autor del delito, pero al ser menor de edad solo fue condenado a 18 años y 10 meses de prisión [la ley turca no permite imponer penas de más de veinte años a los menores, ndr]. Según sus propias declaraciones, el joven obró influenciado por la publicación de las caricaturas satíricas sobre Mahoma y el Islam difundidas en algunos diarios europeos.

A los pocos días del asesinato, el cardenal Camillo Ruini, entonces Vicario de la Diócesis de Roma, anunció que solicitaría el inicio del proceso de beatificación y canonización del misionero de 61 años al encontrar “todos los elementos constitutivos del martirio cristiano”.

Después de su liberación -que tuvo lugar el pasado mes de agosto, 10 años antes de que terminase de cumplir la pena de prisión a la que fue condenado- Oguzhan Akdin ofreció por primera vez a los medios de comunicación turcos su versión del asesinato.

El asesino confeso manifestó al diario Karadeniz que, el 5 de febrero de 2006, se dirigió a la iglesia de Trabzon con una pistola, para pedir explicaciones al sacerdote italiano sobre sus actividades y la conversión al cristianismo de algunos jóvenes musulmanes.

En ese momento, recordó el propio Akdin, el misionero afirmó que “el cristianismo es la única religión verdadera” y que un día “todos los turcos se convertirían al cristianismo”. Esas palabras del P. Santoro, argumentó, fueron el detonante de su reacción violenta. Como respuesta, el joven gritó que el Islam es la única religión verdadera, asesinándolo con dos disparos.

La historia proporcionada a la prensa turca por el asesino supone otra ofensa al P. Santoro, que testimonió con su vida, hasta el final, su amor a los musulmanes y que no tenía absolutamente ninguna relación con proyectos organizados de “proselitismo”. Sus declaraciones están destinadas a causar aún más controversia debido a su evidente falta de fiabilidad.

En el décimo aniversario de la muerte del sacerdote italiano, el obispo Paolo Bizzeti SJ, Vicario Apostólico de Anatolia, dijo que “Don Andrea, con su enfoque ayudaba a entenderse los unos a los otros y a desarmar la lógica de la confrontación. Por eso su figura como misionero y hombre de diálogo es muy actual”.

(Fuente: Agencia Fides)

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario