El presidente libanés alerta de la reducción drástica del número de cristianos en Oriente Medio

(ADI).- El presidente Michel Aoun recibió esta semana en el palacio de Baabda, en el sureste de Beirut, a los miembros del Comité Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Oriente Medio. La delegación, integrada por representantes de todas las comunidades cristianas de la región, contó con la presencia del Patriarca Mar Ignatios Aphrem II, primado de la Iglesia sirio ortodoxa, y del Patriarca Yohanna X, cabeza de la Iglesia greco ortodoxa de Antioquía.

En su discurso, el mandatario libanés hizo referencia a la reducción drástica del número de fieles en Palestina e Irak, donde antes de la Primera Guerra del Golfo había más de un millón y medio de cristianos y actualmente solo quedan unos trescientos mil. En Siria –añadió el líder político– “aún no se sabe el número de cristianos que han inmigrado”. Ante estos procesos –remarcó Aoun, que es cristiano maronita– hay que reconocer que solo la participación activa de los fieles en la vida política de su país puede, a largo plazo, preservar la continuidad de la presencia de las comunidades cristianas locales.

El cristianismo –afirmó el ex general libanés– “no ha llegado aquí desde el extranjero y cuando los cristianos de Oriente Medio pierden sus derechos y miran al extranjero, esto para ellos se convierte en un factor de peligro más”. A su modo de entender, lo que pone en peligro la permanencia de los cristianos en Oriente Medio no son las bombas, las armas, o los ataques aéreos, sino el peligro de verse contagiados por una cierta ‘sed de dinero’.

El presidente Michel Aoun también habló en su intervención de la experiencia de los mártires, haciendo hincapié en que en el cristianismo el martirio es una experiencia de resurrección, no de muerte o fracaso. Refiriéndose a quienes usan la palabra ‘mártir’ para hablar de cualquier combatiente que muere en la batalla o incluso a los autores de atentados suicidas, el dirigente libanés dijo que “algunos políticos, han criticado el concepto de martirio, pero en la vida cristiana el martirio es dar la vida por los demás. Expresa la realidad de la redención”. Jesús, con su martirio, “lo hizo así por nosotros”.

Durante el encuentro, el mandatario donó al Patriarca Yohanna X –cuyo hermano Boulos Yazigi, metropolitano greco ortodoxo de Alepo, fue secuestrado en Siria en abril de 2013– un Evangelio en griego, confiscado por el Ejército libanés a un yihadista que lo había robado de uno de los santuarios de Maalula, el pueblo cristiano donde todavía se habla arameo, ocupado en dos ocasiones por las milicias yihadistas de Al Nusra entre el 2013 y el 2014.

(Fuente: Agencia Fides)

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario