Estudio del Cesnur: En 2106, cada seis minutos asesinaron a un cristiano por su fe en algún lugar del mundo

Roma (ACI).- El director del Centro de Estudios Nuevas Religiones (Cesnur), Massimo Introvigne, avanzó algunos datos del estudio que será publicado el próximo mes en el que se informa de que cerca de 90 mil cristianos fueron asesinados en 2016 a causa de su fe. En total, un muerto cada seis minutos.

A pesar de la gravedad de estas cifras, dijo en una entrevista en Radio Vaticano, son mejores que en 2014 cuando hubo 105 mil cristianos asesinados.

Un dato revelador es que la mayor parte de estos cristianos murieron en África, donde hay conflictos olvidados de los que no se habla en Occidente.

“El 70%, es decir, 63 mil, fueron asesinados en conflictos tribales en África. El Centro los incluye en la estadística porque considera que en gran parte se trata de cristianos que se negaron a tomar las armas por razones de conciencia”, afirmó Introvigne.

El otro 30%, recalcó el experto italiano, que serían unos 27 mil muertos, “murieron en atentados terroristas, destrucción de villas cristianas o persecuciones del gobierno, como en el caso de Corea del Norte”.

Del mismo modo, Massimo Introvigne indicó que en las persecuciones realizadas por el Estado Islámico se encuentran los casos de cristianos donde la Iglesia “está estudiando una posible beatificación”.

También quiso recordar que existen numerosos fieles que eligieron permanecer en estos territorios ocupados por los yihadistas en Irak y Siria, sabiendo lo que podía pasar, y así “continuar, como podían, testimoniando la fe”.

Los datos recogidos por tres centros de estudios de Estados Unidos así como por el Cesnur, estiman que “que entre 500 y 600 millones de cristianos no pueden profesar la fe de modo totalmente libre”.

Por ello, el sociólogo italiano aseguró que “sin querer olvidar o disminuir el sufrimiento de los miembros de otras religiones, los cristianos son el grupo religioso más perseguido del mundo”.

El director del Cesnur lamentó que estas cifras muestren que sigue creciendo la intolerancia en varios países. La intolerancia “es la antesala de la discriminación, y esta a su vez es la antesala de la persecución”, advirtió.

Sin embargo, en medio de este clima, Massimo Introvigne subrayó “la actitud tranquila, noble, muchas veces ejemplar de las minorías cristianas sometidas a todo tipo de vejación” y que “raramente han respondido a la violencia con la violencia”.

“En la mayor parte de los casos han testimoniado serenamente su fe, muchas veces perdonando a los perseguidores y rezando por ellos”, concluyó.

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario