Patriarca caldeo: Hay que construir una sociedad civil fuerte y promover la convivencia en Irak

Bagdad (Agencias).- El patriarca caldeo mar Louis Raphael I Sako ha exhortado a los líderes iraquíes a llevar a cabo un acuerdo nacional “auténtico y armonioso”, que permita construir una sociedad civil fuerte y promover una cultura que tenga por objetivo recuperar los “valores humanos y morales” sobre los que se funda todo Estado. La Navidad “recuerda la importancia de la paz y su extrema necesidad” en una región marcada por los conflictos y la división, ha subrayado.

En un mensaje titulado “Navidad: Paz para la Humanidad”, publicado el pasado 21 de diciembre en la página web del Patriarcado Caldeo de Babilonia, mar Sako afirma que la Iglesia está lista para trabajar con los líderes musulmanes y la sociedad civil para promover la convivencia en Irak.

Su Beatitud advierte que la historia de Jesucristo “es la historia de Dios hecho carne por nosotros, para ser como nosotros, para que podamos ser felices”. Esta fiesta es una oportunidad “para ofrecer una nueva vida y un futuro mejor”, como también lo recuerda el Papa Francisco, que insta a los cristianos a ser agentes de paz y poner fin a todos los conflictos.

El país y toda la región de Oriente Medio son presa de guerras, bombardeos, divisiones que podrían desencadenar un clima de conflicto permanente. Luego está también el drama de los refugiados de Mosul y la llanura de Nínive, que desde hace dos años y medio esperan volver a sus hogares y tierras, saqueados por los yihadistas del Estado Islámico.

Se tiene que trabajar con el fin de crear un “acuerdo auténtico y armonioso” para la reconciliación nacional en el país, tanto a nivel del “gobierno central como de las autoridades regionales del Kurdistán”. Aquí, entonces, los líderes políticos, institucionales y religiosos están llamados a “construir un Estado civil fuerte”, que pueda revolucionar el sistema educativo, que en muchos casos es en sí mismo un presagio de una ideología fundamentalista.

A esto se añade la lucha contra la “mentalidad tribal”, que prevé la “venganza” para sanar los desacuerdos, sustituyéndola por una “cultura de apertura” que se base en auténticos valores humanos y morales, integrados en la sociedad en la que se funda. Para Navidad y Año Nuevo, continúa el primado caldeo, “los invito a intensificar sus oraciones” para poner fin a la violencia y el sufrimiento.

“Me gustaría expresar en esta ocasión – dice el patriarca Sako – mi agradecimiento a todos los que han abierto sus brazos para ayudar a los desplazados y aliviar su sufrimiento, sobre todo al gobierno regional kurdo, organizaciones benéficas vinculadas a la Iglesia y la sociedad civil. También quiero dar las gracias al ejército iraquí y los peshmerga y todos los componentes del país que operan para la liberación de las tierras ocupadas por el Estado Islámico”.

Por último, el líder de la Iglesia Católica Caldea anima a los fieles a participar en actividades “humanitarias, educativas, sociales, sanitarias y políticas”, para contribuir a la “difusión de la tolerancia, la cooperación, el respeto mutuo, en un contexto de unidad y pluralismo”. “Les aseguro – concluye – que nuestra Iglesia no cesará de hacer esfuerzos para cooperar con las autoridades religiosas musulmanas, la sociedad civil, las organizaciones y las personas de buena voluntad para apoyar este proyecto esperanzador”.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario