Asia – Beatificados los primeros mártires de Laos

Vientián (Agencias).- El cardenal Orlando Quevedo, arzobispo de Cotabato, Filipinas, presidió la ceremonia de beatificación de los 17 mártires de Laos en la catedral del Sagrado Corazón de Vientián el pasado domingo 11 de diciembre. Dos cardenales, obispos y un gran número de sacerdotes concelebraron la Eucaristía que marca un hecho histórico para la minoritaria comunidad católica de Laos.

En su homilía, el cardenal Quevedo exaltó la memoria de los mártires como héroes de la fe y motivó a que los fieles más jóvenes conozcan su testimonio como una inspiración para su vida. Debido a la asistencia de más de dos mil personas, a pesar del cambio de horario realizado a causa de preocupaciones sobre la seguridad, un gran número de fieles siguieron la ceremonia en una pantalla gigante instalada fuera de la catedral.

Ante el nuevo clima de disponibilidad y de apertura demostrado por las autoridades laosianas, el arzobispo Paul Tschang In-Nam, nuncio apostólico en Bangkok y delegado apostólico en Myanmar y Laos, al final de la Misa expresó su agradecimiento al gobierno de corte comunista, manifestando la esperanza de que en un futuro próximo Laos pueda estrechar relaciones diplomáticas con la Santa Sede.

Los mártires beatificados dieron su vida por la fe en los años 1954 a 1970 e incluyen seis católicos nacidos en Laos y 10 misioneros de las Misiones Extranjeras de París y la Congregación de los Misioneros Oblatos de la Beata Virgen Inmaculada. El P. Mario Borzaga y el catequista Paolo Thoj se cuentan entre los más jóvenes (28 y 19 años) y fueron asesinados por odio a la fe a manos de guerrillas comunistas. Entre los laosianos proclamados beatos también está el sacerdote Joseph Thao Tien, el primer sacerdote laosiano, asesinado en 1954, y otros cuatro catequistas indígenas.

Los nuevos mártires fueron reconocidos por la Santa Sede en 2015, en dos causas diferentes de beatificación: la primera es la del misionero italiano Mario Borzaga y de Paolo Thoj Xyooj. La segunda es la de Joseph Thao Tien y sus 14 compañeros. Su fiesta litúrgica fue fijada para el 16 de diciembre.

Al término del tradicional rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco recordó a los Beatos de Laos diciendo: “Que su heroica fidelidad a Cristo sea aliento y ejemplo para los misioneros y especialmente para los catequistas, que en tierras de misión desempeñan una valiosa e insustituible labor apostólica, por la cual toda la Iglesia les está agradecida”.

La comunidad católica en Laos cuenta con unos 60 mil bautizados (el 1% de la población de más de 6 millones de habitantes), repartidos en cuatro vicariatos apostólicos y acompañados en el servicio pastoral por unos veinte sacerdotes en total.

En septiembre, la Iglesia local celebró en Savannakhet la ordenación de tres nuevos sacerdotes laosianos, una señal importante que da testimonio de una actitud de mayor apertura y libertad por parte de las autoridades.

Laos es un país pobre y montañoso, sin litoral marítimo, situado en el sudeste de Asia. La agricultura, en su mayoría de subsistencia, es la actividad predominante de su economía.

La mayoría de la población vive en los valles del Río Mekong y sus afluentes, donde se puede cultivar arroz en las tierras húmedas y fértiles cercanas a los ríos.

Poco después de su independencia de Francia en 1953, el país comenzó una etapa agitada. En 1975, el movimiento comunista Pathet Lao alcanzó el poder con ayuda de Vietnam del Norte. Muchos laosianos huyeron del régimen y Estados Unidos reasentó a unos 250 mil refugiados.

Laos es uno de los pocos países comunistas que quedan y su economía se enfrenta a dificultades debido a sus pobres carreteras, la ausencia de ferrocarril y el acceso limitado a la electricidad.

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario