Cristina Khader Ebada tenía 3 años cuando el Estado Islámico se la arrebató a sus padres

(ACN).- Los Jadar eran una familia normal del pueblo cristiano de Qaraqosh (Irak). Cuando los terroristas del Estado Islámico invadieron esta localidad, los cuatro hijos mayores se fueron con otros familiares. Se quedaron los padres con la hija pequeña, Cristina, de sólo 3 años. No querían perder su casa.

Cada día iba un terrorista a su puerta a decirles que se convirtieran al Islam o que morirían. Un día dijeron a las familias cristianas que quedaban que se presentaran en el hospital local para unas pruebas médicas y los Jadar obedecieron. Pero no les hicieron ninguna prueba, sino que los terroristas les ordenaron subirse a un minibús que esperaba fuera.

Mientras la madre de Cristina esperaba sentada con su hija en el regazo, vino un terrorista y arrebató a la pequeña Cristina de los brazos de su madre. Pese a sus protestas, se llevaron a la niña y obligaron a la madre a subirse al autobús. Los Jadar actualmente viven en un centro de refugiados de Ankawa y llevan dos años sin saber de su hija pequeña.

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario