WikiLeaks desvela las conexiones entre la familia de Erdogan y el negocio petrolero del Estado Islámico

Estocolmo (Agencias/ADI).- Este lunes, los responsables de WikiLeaks publicaron en su sitio web el archivo Berat’s Box, que contiene documentos en los que se revela la participación del ministro de Energía y Recursos Naturales de Turquía, Berat Albayrak, en el comercio de petróleo de ese país euroasiático con el Estado Islámico (EI o Daesh, por su acrónimo en árabe).

Además de por su cargo político, que desempeña desde noviembre de 2015, Albayrak es conocido por ser el yerno del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Varios de los casi 58 mil mensajes hechos públicos confirman que el ministro de Energía turco mantenía contactos ininterrumpidos con los dirigentes de Powertrans —una empresa sospechosa de comprar crudo a los yihadistas—, a pesar de que durante el último año no dejó de repetir a los medios de comunicación que ambas partes no tenían ningún vínculo.

En uno de los mensajes, Albayrak trata con su abogado la manera apropiada de negar en público esa conexión y su representante legal le propone que emplee la frase “mi cliente no tiene más lazos con Powertrans”, pero el político turco le indica que desea que se afirme que nunca estuvo involucrado en el asunto.

Sin embargo, unos 30 mensajes difundidos por WikiLeaks corresponden a la programación del funcionamiento de Powertrans. Así, el yerno de Erdogan enviaba órdenes a Betul Yilmaz, un supervisor del personal de esa compañía en la consultora Calık Holding. Los dos abordaban temas relacionados con los empleados que podían ser despedidos y la aprobación de salarios.

Rusia acusó hace unos meses a Turquía, y más concretamente al mandatario turco y su familia, de beneficiarse del tráfico de petróleo robado por Daesh en Siria e Irak. “Según nuestros datos, en este negocio criminal están involucrados la alta jefatura del país, el presidente Erdogan y su familia”, dijo el viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antónov, en una conferencia de prensa.

“¿No se preguntan por qué el hijo del presidente turco es el dirigente de una de las principales compañías energéticas y su yerno fue nombrado ministro de Energía? ¡Qué empresa familiar tan maravillosa!” , ironizó Antónov.

El alto mando militar ruso subrayó que “los ingresos por la venta de petróleo —unos 2.000 millones de dólares— es una de las más importantes fuentes de financiación de las actividades de los terroristas en Siria”, que dedican ese dinero a reclutar mercenarios y comprar armamento.

“El principal consumidor de ese petróleo robado a sus legítimos propietarios en Siria e Irak es Turquía”, explicó el viceministro, quien acusó a Ankara del “saqueo de sus vecinos”.

Los yihadistas dispondrían de unos 8.500 camiones cisterna para transportar diariamente “hasta 200.000 barriles de petróleo” desde los yacimientos bajo su control. Antónov aseguró que esta es solo parte de la información en su poder  sobre “los horribles crímenes cometidos por los dirigentes turcos, que financian directamente el terrorismo internacional”.

“Estoy seguro que ahora dirán que todo esto que estamos viendo hoy es una falsificación. Pues venga, si no hay nada de esto, que permitan acceder a la prensa a esos lugares que hemos enseñado”, instó el viceministro de Defensa.

Rusia dice haber descubierto tres rutas por las que el petróleo robado en Siria e Irak es transportado a territorio turco, desde donde sería exportado en barcos petroleros a terceros países.

Según informó el Ministerio de Defensa, la ruta occidental pasa por la provincia siria de Raqa y finaliza en los puertos turcos de Dortyol y Alejandreta, en el Mediterráneo, mientras que la ruta norte lleva el petróleo al territorio turco desde los campos petrolíferos de la orilla derecha del Éufrates.

Otro itinerario de contrabando, el oriental, parte de los campos en el noreste de Siria y el noroeste de Irak rumbo a Turquía a través de las localidades fronterizas de Kara-Chokh, Cham-Khanik, Tavan y Zajo.

A finales de 2015, las autoridades rusas publicaron una serie de vídeos en los que se ve a numerosos camiones cisterna cruzando la frontera hacia Turquía.

Después de que el presidente Vladimir Putin sacara a la luz en una reciente Cumbre del G-20 la “conexión turca” en este millonario negocio que sirve para financiar el terrorismo yihadista, los medios de comunicación de todo el mundo comenzaron a informar sobre el alcance de las acusaciones que implican al clan de Recep Tayyip Erdogan.

Diferentes analistas independientes consultados indican que el apoyo prestado por el presidente de Turquía al Estado Islámico obedece a un minucioso plan puesto en práctica por Ankara y el servicio de inteligencia turco (Milli Istihbarat Teskilati – MIT) con el objetivo de resucitar un “nuevo imperio otomano” que se extienda hacia Siria e Irak aprovechando la guerra que afecta a ambos países.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario