La lucha secular entre al-Azhar y el wahabismo por la supremacía en el Islam sunita

El Cairo (AsiaNews).- En menos de dos años es el bicentenario de la batalla, que tuvo lugar en 1818, entre la sede teológica de la mezquita de al-Azhar, que cuenta con el apoyo de Egipto, y el wahabismo, saudita, que marcó el fin de la política expansionista de esta última. Un intento de dominar todo el mundo árabe islámico, pero que luego se limitó a la zona comprendida entre las fronteras de la península arábiga. En la que más tarde se convertiría en el actual reino de Arabia Saudita.

Desde ese momento, aunque aparentemente todo parecía superado, las llamas se incubaron por un largo tiempo bajo las cenizas de un conflicto no resuelto. Nunca han faltado – incluso durante el siglo XX – las posiciones de rivalidad, por no hablar del boicot promovido por Riad a la casi totalidad de las actividades de la mezquita de al-Azhar.

Y, sin embargo, hay casos de estudiantes de jurisprudencia islámicos (fiqh) de la Universidad de al-Azhar, provenientes del continente asiático para el estudio de la doctrina del Islam, financiados por la embajada saudí en El Cairo. Y, a través de conferencias y publicaciones, tienden a pensar que lo que les enseñaron en al-Azhar fue el cisma y la desviación de la verdadera religión, que está contenida en el wahabismo, el cual es el custodio de los lugares santos del Islam y donde la religión de Mahoma fue revelada. Muchos de estos estudiantes de escuelas islámicas, atraídos por el dinero y las invitaciones a Arabia Saudita, a pesar de haber concluido los estudios en universidades egipcias y de volver a casa con un doctorado en la Sharia islámica lanzado por al-Azhar, finalmente dan un vuelco hacia el wahabismo.

Así, desde los años 80 del siglo pasado, aumentaron los imanes Wahabbi asiáticos “regados” con los regalos y bendiciones de Arabia Saudita. Particular atención ha sido concedida a Malasia, donde en febrero pasado – gracias a una encuesta del sitio egipcio Al Yom Sabee – ha surgido la noticia de un adoctrinamiento paralelo promovido por la Universidad Internacional al Madina, una institución local creada y financiada por Riad, que también posee una sede en El Cairo. Para lanzar un doctorado religioso reconocido por al-Azhar, la universidad de Malasia en cuestión da la bienvenida a los profesores de la institución egipcia, dando así cobertura a la actividad que, en realidad, está en contra de la misma al-Azhar, y que se promueve dentro de ella. De acuerdo con el sitio egipcio, la universidad al Madina comunica – dentro del curso académico – todas las ideas wahabíes.

Arabia Saudita ha podido así imponerse en los estudios islámicos en la Universidad Americana, por donde pasan decenas de miles de graduados de más de 100 nacionalidades diferentes; estos estudiantes terminan luego alimentando a los imanes “wahabíes” no sólo en Malasia, sino también en muchas otras naciones del continente africano. El país más afectado es Nigeria, donde los grupos salafistas, inspirados por el wahabismo, han aumentado a un ritmo fenomenal, a la par de su crecimiento en Asia.

Particular atención es prestada por Riad a Rusia y al Cáucaso, especialmente a Chechenia, donde el wahbismo se está extendiendo de manera constante, aunque el trabajo proselitista de Arabia Saudita se hace discretamente, al igual que ocurre en América y Europa.

Esta guerra fría silenciosa y suave contra al-Azhar se ha extendido gracias al silencio de las autoridades políticas de Egipto, hasta el momento condescendiente con los saudíes, que llevaron ríos de dinero y ayuda a las arcas de El Cairo. Todo esto, mientras se mantiene un ojo vigilante sobre los imanes wahabíes que están detrás de la propagación de ideologías violentas y de la politización de la religión, y que llevó al nacimiento de al-Qaeda y el Estado Islámico, sin hablar de Boko Haram y Abu Sufian en Asia.

Contra este derivación extremista, se ha puesto en estos días en primera persona el Sheik Ahmad Al-Tayeb, gran imán de al-Azhar, que envió un mensaje de paz a la comunidad internacional por el Día Mundial de la Tolerancia el 16 de noviembre. El líder islámico dijo que la paz, la tolerancia, el diálogo y el respeto a los demás, independientemente de las creencias religiosas, son elementos de todas las religiones monoteístas. La tolerancia, agregó, “es también uno de los mensajes más importantes del islam y que al-Azhar quiere abogar en el mundo”.

Alentados por el presidente egipcio, Abdel-Fattah al-Sisi, al-Azhar y sus vértices están fortaleciendo los contactos en el ámbito local e internacional para llevar a cabo una visión moderada del islam contra las ideologías extremistas y la violencia que propagan la muerte y la destrucción. En los países árabes, así como en Europa y el resto del mundo. Y un choque que se consuma, como se ha mencionado antes, justamente contra la ideología wahabí que de la Península Arábiga se ha extendido por todo el mundo.

De acuerdo con el periodista egipcio Hamdi Saaid Al Salem, no es sólo una lucha entre dos corrientes del islam o dos escuelas Fiḳh diferentes; De hecho, detrás de este choque hay amargura y resentimiento, si no abiertamente la venganza “por la derrota a la que les ha sometido Ibrahim Pasha” en 1818.

Mientras tanto, venganza o no, el wahabismo se extendió a casi todos los continentes llevando ideologías violentas y el terrorismo islámico de tipo salafista takfiri. De acuerdo con un clérigo egipcio, la fuerza del proselitismo saudita se encuentra en las grandes sumas de dinero invertido. “Al-Azhar no posee ningún órgano de información audiovisual – dice el Imam Ahmad Karim – mientras que los wahabíes difunden su proselitismo por satélite en las ondas de más de 15 canales de TV totalmente dedicados al islam y financiados por Arabia Saudita”.

Mientras que la televisión estatal egipcia dedica no más de diez minutos al imán de al-Azhar en sus programas de televisión, el wahabismo entra en todos los hogares y habla directamente a los egipcios pobres y no sólo en Asia y África, muchos de los cuales a menudo son analfabetos, en varios idiomas. Una comunicación masiva que llega a sus corazones, pero aún más a sus mentes, dándoles esperanza [vana] en una vida mejor a través del martirio de la guerra santa.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario