Sialkot, musulmán secuestra a una niña cristiana de 13 años de edad y la convierte al Islam por la fuerza

PAKISTAN_-_protesta_cristianiDe Jibran Khan

Sana John, de 13 años, fue secuestrada mientras iba a la escuela. La familia denunció la desaparición, pero la policía y los tribunales no hicieron nada hasta ahora. Los líderes musulmanes locales amenazan de manera mafiosa a los padres. El padre le dijo a AsiaNews: “Voy de oficina en oficina en busca de justicia, en vano”.

Sialkot (AsiaNews) – Nuevo caso de secuestro y conversión forzosa al Islam de una joven cristiana en Pakistán, tomada por la fuerza por un muchacho musulmán y de quienes no sabemos nada desde hace más de dos semanas. El secuestro se remonta al 9 de noviembre; la víctima se llama Sana John y es una estudiante de apenas 13 años de edad que hasta hace unos días vivía con su familia en Haji Pura, en la ciudad de Sialkot, provincia de Punjab. Ayer la familia organizó una manifestación frente al Club de Prensa para protestar por la inacción de las autoridades, a pesar de las numerosas denuncias de secuestro presentadas por los padres.

Shahid John es padre de seis hijos, tres niños y tres niñas. El 9 de noviembre, salió de casa a las 7.45 de la mañana, para ir a trabajar. Un poco más tarde, alrededor de las 8 de la mañana, dos de sus hijas (Sana, la mayor y la hermana Hina) comenzaron a caminar hacia la escuela. Hina dice a AsiaNews: “En el camino a la escuela, un tipo llamado Rambo, hijo de un rico musulmán local, nos paró y tomó la mano de Sana por la fuerza”.

“Él – continúa – se volvió hacia mí y me dijo que me fuera a la escuela. Sana trató de rebelarse, diciendo que ella también quería ir a la escuela. Rambo, por la fuerza, la arrastró hacia él, y me ordenó marcharme. Tenía miedo, y corrí de inmediato a la escuela. A mi hermana no la volví a ver desde entonces”.

Desde la primera información se supo que Rambo convirtió por la fuerza a la niña y que amenazó a su padre, Shahid, para no reportar la historia porque, de lo contrario, también sería secuestrada otra de sus hijas. Además, la familia del joven musulmán pidió a los líderes islámicos de la zona que se sumen a su causa, y ellos se plegaron a las amenazas y advertencias, al estilo mafioso,  contra los cristianos.

A pesar de las amenazas, los padres de Sana presentaron denuncias ante la policía. Sin embargo, la policía no tomó ninguna medida al respecto, y los jueces de la corte local tampoco quisieron tomar medidas para devolver la niña a su familia. “Sana era una chica encantadora”, dice el padre, que tenía el sueño de “llegar a ser médica. Desde que fue raptada ya no puedo dormir. Voy de oficina en oficina en busca de justicia, en vano”. La policía y los jueces parecen inertes. “En Pakistán – añade – no hay justicia para los pobres y los desfavorecidos” especialmente si “son cristianos”. Su madre recuerda que Sana era “un estudiante brillante” y dispuesta a ayudar “en las tareas domésticas”.

Uno de los organizadores de la protesta en el Club de Prensa de Sialkot, en apoyo de la niña secuestrada y su familia, fue el Padre. Zeeshan Alam, quien explica que “no es la primera vez que suceden cosas de este tipo”. “Miles de niñas menores de edad – agregó – son tomadas por la fuerza y son ​​obligadas a convertirse al Islam, haciendo caso omiso las autoridades, que hacen la vista gorda. Y, peor aún, el liderazgo político, incluso el cristianismo, presente en el Parlamento, tiene el placer de vivir en el lujo y no hace nada para hacer frente a episodios de este tipo y para ayudar a las familias en dificultades”.

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario