Santa Misa dominical en el Campamento de Refugiados Virgen María, de Bagdad, Irak

Una vez inaugurada la iglesia en el campamento de refugiados de Bagdad pudimos concretar la Santa Misa dominical para las familias que allí viven.

Como la gran mayoría de ellos son católicos de rito sirio le pedimos a los sacerdotes de ese rito que sean ellos los encargados de celebrar en el campo los fines de semana, y ellos aceptaron gustosos.

Como son pocos en la ciudad y tienen Misas los domingos en sus parroquias, vienen los sábados y tenemos la Santa Misa a la tarde.

Como le gustaba decir al Gran Juan Pablo II, “la Iglesia respira por dos pulmones, el occidental y el oriental” y gracias a la generosidad de los sacerdotes sirio-católicos, podemos ofrecer a los refugiados que participen de la Misa en su rito, en el que fueron bautizados, al que aprendieron a amar de chicos, y el que buscamos que se conserve a pesar de tantas dificultades.

¡Y las familias de refugiados están contentísimas con esto!

Los padres de la Catedral Latina, por nuestra parte, vamos a confesar ese día. ¡Hermosísima colaboración entre sacerdotes católicos de distinto rito, pero unidos por la misma fe, y la misma caridad que nos mueve al bien de estos cristianos que siguen tan de cerca a Cristo Sufriente!

¡Bendiciones y gracias de nuevo a quienes hicieron esto posible!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario