¿Cuál es la situación de los valientes cristianos que decidieron quedarse en Irak y Siria?

Valientes cristianosROMA, 11 Nov. 15 / 02:25 am (ACI).- La guerra en Irak y Siria ha cobrado un alto precio entre los cristianos caldeos de Medio Oriente. Ahora los obispos de esa Iglesia oriental en comunión con Roma, como Mons. Bashar Warda, Arzobispo de Erbil (Irak), se preguntan qué pueden hacer para ayudar a los refugiados cristianos a sobrevivir y a preservar la fe ante la persecución.

“Mi plan está en cómo ayudar a las familias cristianas que decidieron quedarse, a que permanezcan y que vivan con dignidad. Esa es mi gran preocupación, todo el plan”, dijo Mons. Warda a ACI Prensa.

“Para ser honesto, yo no puedo decirle a nadie que se quede. Hay cientos de razones que motivan a que la gente se vaya. No hay alguna razón que realmente los inste y ayude a que se queden. Pero tenemos la fe y la esperanza de que esta comunidad se quedará, y, por favor Dios, que esté fortalecida por las oraciones que hemos estado recibiendo”, comentó.

La sede patriarcal de la Iglesia Católica Caldea es Bagdad. Esta Iglesia está presente en Irán, Siria, Líbano, Turquía, Israel y Egipto, así como en Francia y Estados Unidos. Según afirmó la Asociación para el Bienestar del Cercano Oriente Católico hay cerca de 400 mil católicos caldeos en el mundo.

La violencia en Irak después de la invasión estadounidense en el año 2003 y el surgimiento del Estado Islámico en Irak y Siria se ha traducido en los asesinatos y expulsiones selectivas de muchos cristianos. Este conflicto ha causado la huida de millones de personas, incluyendo a cientos de miles de cristianos.

Muchos han huido a Jordania, Líbano y Turquía, mientras que otros son desplazados dentro de sus países de origen. Los caldeos iraquíes han sido desplazados a Erbil y Dohuk.

Erbil, la ciudad natal de Mons. Warda, está ubicada en la región del Kurdistán, al norte de Irak. Esta es una región segura, a pesar de que tiene una frontera poco más de mil kilómetros de largo que colinda con el territorio controlado por el Estado Islámico.

“La actitud de acogida del gobierno kurdo fue realmente una gran ayuda para los refugiados cristianos y yazidis”, dijo el Arzobispo y añadió que “tenemos en el Kurdistán unos 1.800.000 refugiados”.

La diócesis en sí acoge 10.300 familias cristianas que abandonaron Mosul y la llanura de Nínive. Pero unas 3.000 familias cristianas se fueron desde el año 2014.

El Arzobispo de Erbil explicó que la presión para emigrar al exterior es enorme. “Si hoy ofreces una visa a todos los refugiados, ellos la aceptarán. Pero sabemos que algunos se irán en medio de lágrimas”

“No todos quieren irse porque durante el tiempo en el que había una posibilidad de huir ellos prefirieron quedarse”, indicó.

El Obispo caldeo en el Líbano está “haciendo lo mejor” para cuidar a los refugiados y por convencerlos de que se queden en Medio Oriente.

Los cristianos iraquíes que permanezcan en Medio Oriente tendrán más posibilidades para regresar a sus hogares en la llanura de Nínive y en Mosul. “Pero una vez que dejen Medio Oriente será el final de la historia”, señaló Mons. Warda.

También indicó que la Iglesia Caldea no quiere forzar a las familias a quedarse. Más bien, la Iglesia “sólo quiere estar con ellos, e incluso ayudar con las necesidades materiales, espirituales y pastorales que ellos quieren en estos momentos difíciles”.

“Todo está cambiando, pero aun así, nosotros queremos responder a las necesidades inmediatas de los refugiados, que son el refugio, la salud, la educación y otros asuntos materiales”, indicó el Prelado, al referirse al trabajo de los obispos con los diferentes organismos católicos de ayuda.

Los obispos caldeos están trabajando con los obispos, los clérigos y las religiosas desplazados de Mosul para garantizar la atención espiritual y pastoral de su rebaño.

El Arzobispo dijo que sería “muy doloroso” volver a Mosul. Incluso si el Estado Islámico abandonase la ciudad, “necesitaríamos algo de tiempo”.

“Pero la gente de la llanura del Nínive y sus aldeas si querría volver y reconstruir sus vidas. Sería difícil, no es realmente una elección fácil. El compromiso y el riesgo son altos, sobre todo cuando se ha roto la confianza entre las comunidades, pero creo que la misión de la Iglesia y de todos los cristianos es quedarse y construir puentes. Lo hemos hecho antes, creo que seremos capaces de hacerlo de nuevo”, indicó.

Añadió que el diálogo con el Estado islámico no es posible porque “ellos no se imaginan a sí mismos en cualquier posición del diálogo. Somos infieles ante ellos”.

Más bien, él sugirió cristianos a que se relacionen con las otras víctimas del grupo Estado Islámico y “tratar de construir puentes de paz y confianza.”

El Sínodo de los Obispos Caldeos

Mons. Warda fue uno de los obispos que estuvo en Sínodo de los Obispos Caldeos Católicos, que se realizó en Roma del 24 al 29 de octubre. Los obispos caldeos suelen tener un sínodo cada año.

En el Sínodo de los Obispos Caldeos, un grupo de obispos se centró en las cuestiones prácticas que enfrentan los desplazados internos y los refugiados. Estos temas incluyeron conocer su ubicación, sus necesidades y prioridades, las formas de ayudar, y de cómo comunicarse con ellos.

Al respecto, el Arzobispo de Erbil dijo que ha habido “un aumento de las necesidades” de estas personas.

Un segundo grupo de obispos se centró en las cuestiones relacionadas con la cultura y la identidad. Estas son la forma de dar la bienvenida a los refugiados, de ayudarles a mantener su identidad, y también “el asunto de la patria.”

En este Sínodo también se discutieron las cuestiones litúrgicas. Dos tercios de la comunidad caldea están fuera de Irak. Los inmigrantes de la segunda generación hablan Inglés, francés, alemán o sueco.

Esta situación crea problemas litúrgicos en el idioma, en la traducción y en los textos oficiales, que también influyen en la oración de la mañana y de la tarde. Por ello, han decidido dedicar un sínodo futuro para la liturgia caldea.

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario