El cementerio de Paracuellos, ‘un verdadero coliseo español’

cementerio ParacuellosEl obispo de Alcalá de Henares celebrará una misa en el aniversario de los mártires fusilados durante la persecución religiosa del 36.

El próximo domingo día 15 de noviembre se conmemora el aniversario del martirio de los 134 beatos españoles que fueron asesinados en Paracuellos del Jarama en 1936 durante la Guerra Civil española.

Para celebrar el aniversario del martirio de los beatos españoles, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, presidirá una eucaristía en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos, donde reposan los restos mortales de los 134 españoles que pagaron con su vida el confesar su fe cristiana.

El obispo de Alcalá estará acompañado en la celebración de la Santa Misa a las 12 de la mañana por representantes de las órdenes a las que pertenecían los religiosos y sacerdotes asesinados durante la persecución religiosa en España.

“Sabemos que nos matáis por católicos y religiosos: lo somos. Tanto yo como mis compañeros os perdonamos de todo corazón. ¡Viva Cristo Rey!”. Estas fueron las últimas palabras de los mártires de Paracuellos antes de ser fusilados en el transcurso de la persecución religiosa que se produjo en la Guerra Civil y en los años previos al conflicto.

Palabras que la iglesia de Alcalá de Henares ha querido recordar junto con el testimonio de estos beatos a los que les fue arrebatada la vida como consecuencia de su fe católica. En un mensaje con ocasión de este aniversario, el obispado ha asegurado que la sangre de las miles de víctimas inocentes derramada en Paracuellos, convierte el cementerio en “un lugar sagrado”.

“Un verdadero ‘coliseo’ español, una verdadera ‘catedral’ de los mártires levantada con la sangre de multitud de testigos de la fe”, se defiende en el mensaje del obispado de Alcalá de Henares. Paracuellos del Jarama está considerada la mayor fosa común de la Guerra Civil, ya que allí reposan los restos de unos 5.000 españoles asesinados entre los días 7 de noviembre y 3 de diciembre de 1936.

Entre estas miles de víctimas inocentes se cuentan por cientos las que apenas cumplían la mayoría de edad y que también fueron asesinadas sin piedad y enterradas en una fosa común. De entre dichas víctimas hay sacerdotes, seminaristas y laicos, de los cuales ya han sido beatificados 134 pero se espera que se inicien próximamente los procesos de beatificación de más católicos cuya sangre fue derramada en Paracuellos.

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario