Turquía, rumbo a la guerra civil

de NAT da Polis
En el doble atentado kamikaze ocurrido hace días en Ankara hay conflicto sobre el número de víctimas y sobre quiénes lo habrían provocado. El partido de Erdogan señala como responsable al PKK, a los movimientos de izquierda y a ISIS. El partido curdo acusa al gobierno de estar jugando una estrategia de tensión con el objetivo de ganar las elecciones del 1ero. de noviembre .
Estambul (AsiaNews) – El número de víctimas de las bombas suicidas estalladas durante la manifestación pacífica del 10 de octubre en el centro de Ankara, celebrada a raíz de la cuestión curda en Turquía, no ha sido aún establecido en modo definitivo.
De acuerdo a datos oficiales, las víctimas serían 95. Según el partido curdo del HDP, los muertos sumarían 127 y habría más de 500 heridos.
La falta de certeza sobre el número de víctimas de este último atentado, en la vigilia de las elecciones políticas anticipadas del 1ero de noviembre, es tan sólo el símbolo ulterior de un deslizamiento de la política hacia una incertidumbre acerca del futuro. El clima que se respira en todo el país es el de una insidiosa guerra civil.
En estas elecciones el partido del presidente turco Tayip Erdogan aspira a conquistar nuevamente la mayoría absoluta en el parlamento turco, para poder, así, imponer un régimen presidencial. En las últimas elecciones parlamentarias, el 7 de junio pasado, no obstante obtuvo el 40,86% , su partido, el AKP, vio embarrado su camino para poder obtener la mayoría de las 276 bancas, y esto, causado por el ingreso al parlamento del partido filocurso HDP, de Selahatin Demirtas.
Con un resultado de 13.3%, el HDP impidió al partido de Erdogan obtener la mayoría necesaria para hacerse de la mitad más uno de las sillas parlamentarias, requeridas para varias reformas, sustrayéndole el control absoluto del país. Esa es la primera vez en la historia republicana turca que un partido curdo supera el umbral del 10% necesario para entrar, como grupo político, al parlamento turco.
Todo se juega en los próximos días, y las encuestas parecen no dar previsiones demasiado favorables al partido de Erdogan . Pero tampoco los otros dos partidos de oposición, CHP y MHP, demuestran, por el momento, la voluntad de colaborar con el AKP, al mando del cual se encuentra el actual primer ministro, Ahmet Davutoglu.
Por el momento nadie ha reivindicado el atentado.
Los observadores internacionales se han visto muy impresionados por el hecho de que Davutoglu se haya presentado a los medios tan sólo 7 horas después de la masacre, para declarar que se barajaban tres posibles autores y ejecutores del atentado: el PKK, ISIS y varias organizaciones de izquierda no muy bien definidas.
El mismo Davutoglu, cuando declaró el duelo nacional por 3 días, agregó que durante los tres días de luto se conmemorarían no solamente a las víctimas del atentado del 10 de octubre, sino también a los policías y militares que cayeron en la lucha contra el PKK.
Esto fue dicho no obstante las fuentes de los servicios de información confirmaron que los perpretadores de la masacre serían militantes de ISIS.
Los curdos acusan, en cambio, a Erdogan y a su “Estado profundo (derin devlet)” : ellos habrían provocado los últimos atentados, a fin de imponer un estado de tensión en la vigilia de las próximas elecciones, basado en un nacionalismo promovido entre la población no curda.
El mismo jefe del HDP, Salahatin Demirtas, declaró con ironía: “Es sorprendente que en un Estado como Turquía, donde los servicios de información controlan incluso hasta el vuelo de los pájaros, no haya sido posible prever el atentado” ocurrido dos días atrás.
A continuación de la violencia, el premier Davutoglu, ayer, invitó a dialogar a Kemal Kilicdaroglu, jefe del CHP, el partido más importantre de la oposición y a Devlet Bahceli, jefe del Mhp ,partido de extrema derecha nacionalista.
Kemal Kilicdaroglu puso como condición preliminar para el encuentro que los Ministros del Interior y de Justicia sean alejados de sus funciones. Bahceli rechazó la invitación.
Es importante observar que Selahatin Dermitas, el jefe del partido filocurso HDP, no fue invitado a dialogar en ningún momento.
Mientras tanto, las fuerzas militares turcas continuaron atacando las posiciones del PKK, a pesar de la propuesta de este último de efectuar un cese del fuego hasta las próximas elecciones políticas. .

12118668_835324573253309_2115259873829342560_n

Bookmark : permalink.

Deja un comentario