Su muerte me hizo renacer a la vida

Tras exhumación de cuerpos, la beatificación de mártires en Perú será sólo con reliquias de misionero italiano
ESTHER NÚÑEZ BALBÍN
Mi vocación fue fruto de este martirio. Para el misionero polaco, radicado en Perú, Dariusz Mazurek, miembro de la Orden de los Frailes Menores Conventuales, el asesinato de los polacos Michal (Miguel) Tomaszek, Zbigniew Strazalkowski y el padre Alessandro Dordi, en manos de Sendero Luminoso, le hizo renacer a la vida.
Decidí ser misionero, luego de ver un documental en Polonia sobre la vida de los “mártires de Pariacoto”, como se les conoce a los tres sacerdotes dos franciscanos y un diocesano asesinados en 1991, durante su labor misionera, en las localidades de Pariacoto y el Santa, en el departamento de Ancash, en Perú.
Semanas más tarde el sacerdote natural de Italia Alessandro (Sandro) Dordi, fue sorprendido al bajar de su auto, con tres balazos que le arrebataron la vida. Dordi permaneció en el lugar, para continuar con la misión evangelizadora, aun pese a la muerte “por odio a la fe”, de los dos frailes.
Exhumación de restos
Al cumplirse 24 años de su martirio y 20 de haber iniciado el proceso para su beatificación, sus restos que descansaban en la parroquia Señor de Mayo de Pariacoto, fueron removidos en una ceremonia semipública el martes 13 de octubre, hasta la “Capilla de los Mártires”, construida en la zona lateral del templo.
Estuvieron presentes los testigos oculares del sepelio, quienes identificaron los cuerpos. Antropólogos forenses de la Universidad Católica del Perú, verificaron el buen estado de conservación de los restos óseos, que posteriormente servirán de reliquias.
Ángel Francisco Simón Piorno, obispo de Chimbote acompañado del postulador de la causa en Perú, Luis Bámbaren Gastelumendi, obispo emérito de ésta diócesis, estuvieron presentes, en compañía de Jacinto Lisowski, secretario de la comisión central para la beatificación de los mártires.
Los restos exhumados reposan ahora en nuevos ataúdes, diseñados de manera similar al de san Juan Pablo II.
Esta capilla se convertirá en un nuevo lugar de peregrinaje en la sierra de Perú a partir del próximo 5 de diciembre.
Beatificación se realizará con reliquias de misionero italiano
En una entrevista telefónica para Aleteia, Simón Piorno, afirmó que espera que en el futuro se dobleguen las voluntades de los dos hermanos, que se oponen en Italia a que los restos del misionero italiano Alessandro Dordi vuelvan al Perú donde se encuentra la que fue su parroquia santa.
Las gestiones encargadas a Luis Bambarén Gastelumendí, en Italia para exhumar sus restos, no tuvieron éxito. La beatificación de los mártires programada para el próximo 5 de diciembre, no contará con los restos del misionero italiano Sandro Dordi, quien llegó en 1989 al Perú junto con los frailes franciscanos con el propósito de fundar el primer convento de su orden en Pariacoto.
En una misiva dirigida al prefecto para las causas de los Santos de la Santa Sede, el cardenal Angelo Amato, los dos hermanos menores se niegan rotundamente a enviar sus restos. Al parecer, no perdonan la cruenta muerte de Dordi, explica el obispo de Chimbote.
Teniendo en cuenta la legislación Italiana, la exhumación procede sólo si todos sus familiares lo permiten. Con estos indicios el obispo de Bérgamo no autorizó el traslado de sus restos.
Mártires devuelven la esperanza
Su sangre derramada en una porción de tierra, y algunos objetos personales se presentarán como reliquias para su beatificación. Piorno no descarta que con el paso del tiempo los hermanos desistan de su decisión.
La ceremonia de beatificación será presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto para las causas de los Santos de Roma. Además contará con la presencia de los obispos del Perú, entre otros que llegarán del extranjero. Durante la ceremonia, se dará lectura al decreto del Papa Francisco, que nombra beatos a los mártires de Pariacoto, hoy testigos de la esperanza, que murieron por amor a la fe.
La esperanza, que estos jóvenes misioneros devuelven al Perú, será manifestada en esta ceremonia, que hasta el momento está siendo financiada por los miembros de la Orden de los Frailes Menores Conventuales, así como por donaciones del extranjero, además de las recibidas por los pobladores del lugar.

12119082_837335423052224_7871353196841735245_n

Bookmark : permalink.

Una reacción a Su muerte me hizo renacer a la vida

  1. YC dice:

    Bonito ejemplo de esperanza. Dios y la Virgen los bendiga.

Deja un comentario