Familia de Irak participa del Sínodo de la Familia en Roma

El Sr Wisam Marcus y su esposa Suheila Salem, venidos de Irak, participaron del Sínodo de la Familia que se celebra en Roma. He aquí el texto y las palabras que dirigieron a los Padres Sinodales, el día viernes 16 de octubre del 2015:
“Excelentísimos Señores Obispos: la paz de Cristo esté con todos vosotros.
Es un gran honor para nosotros el estar en vuestra presencia, representando a todas las familias cristianas de Irak. Nosotros somos conscientes de que no somos dignos de recibir este honor, ya que estamos seguros de que hay allí cientos de familias cristianas que son nuestros grandes referentes, en cuanto al testimonio, en cuanto la fe, la paciencia y perseverancia.
Nosotros somos una de las familias cristianas que habitan en Bagdad desde 1960. Allí crecimos; allí nos educamos; allí aprendimos en escuelas y universidades. Lo hemos hecho junto a nuestros hermanos pertenecientes a otras religiones. Hemos también participado en la defensa de nuestra nación, en las horas adversas, y los cristianos allíhemos dado cientos de mártires por esta causa.
Hoy día nos sorprende un ataque feroz que intenta destruir todos los componentes originales de Irak y Siria; dicho ataque es llevado a cabo por el Isis y sus secuaces, que intentan diezmar la presencia cristiana y arrancarla desde sus raíces.
Es por esto que, de un día para el otro, los cristianos “quedaron en la calle”: dejaron sus casas, sus recuerdos, sus pertenencias, su lugar, su trabajo, su escuela y todas sus posesiones.
Esta experiencia ( la de perderlo todo) fue extremadamente cruel… nos viene a la mente las palabras de Nuestro Señor que trae San Mateo Evangelista (10,5): “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, ya que de ellos es el Reino de los Cielos”…
Son palabras de consuelo, bálsamo para nuestras heridas…
Hemos escuchando luminosos testimonios de algunas familias emigradas diciendo “ a pesar de todo… la crueldad de la huida con sus sufrimientos no ha hecho otra cosa que acercarnos a la iglesia. Esto nos ha ayudado y sentimos que nuestra fe se ha fortalecido y se ha vuelto más madura… hemos hecho un ejercicio espiritual”.
Otra familia dijo: “Hoy hemos descubierto la gracia de nuestra fe en Cristo a través de la comunidad del Camino Neocatecumenal , y esto nos consuela y ayuda a superar lo que hemos perdido o dejado en nuestra ciudad, Qaraqosh”.
Al día de hoy, no han pasado, sino que continúan las amenazas, atentados, secuestros, saqueos e intimidaciones. Pero a pesar de esto, hay allí familias arraigadas a su tierra y a su iglesia, que ofrecen el testimonio de su fe. Ellas saben que en verdad estas persecuciones traerán grandes bienes a la Iglesia de Jesucristo(como sucedió con la Iglesia de los primeros tiempos), y ayudarán a extender ampliamente el Reino de Cristo.
Confiamos en vuestra labor y oración.
Concluyo con las palabras de la primera carta de San Pedro capítulo 4 , versículos del 12 al 14: “Queridos míos, no os extrañéis de la violencia que se ha desatado contra vosotros para poneros a prueba, como si os sucediera algo extraordinario. Alegraos en la medida en que compartís los sufrimientos de Cristo. Así, cuando se manifieste su gloria, desbordareis, también vosotros, de gozo y de alegría”.

11201172_837864099666023_5448727400558578850_n

Bookmark : permalink.

Deja un comentario