Obispo kurdo: los ataques aéreos turcos nueva amenaza para los cristianos que huyeron del Estado Islámico

Mons. Rabban al Qas, obispo de Duhok, dijo que los ataques aéreos de Ankara “comienzan a meter miedo”. Las bombas causan daños y víctimas, los temores alimentan “el deseo de escapar”. Mientras tanto, los refugiados tratan de reconstruir sus vidas, con una casa y un trabajo. En el Fin de semana 50 niños de la diócesis recibirán la primera comunión.
Duhok (AsiaNews) – Los ataques aéreos lanzados por Turquía contra los combatientes del PKK en las montañas del Kurdistán iraquí “comienzan a causar miedo”. Las redadas han causado “muertes, lesiones y destrucción” y la región está viviendo “una nueva situación de peligro”. Esto es lo que dice a AsiaNews Mons. Rabán al-Qas, obispo de Duhok (Kurdistán iraquí), en la gobernación homónima, en la frontera con Turquía y Siria, donde encontraron refugio decenas de miles de cristianos han huido de la llanura de Nínive, desde la llegada del Estado islámico. Duhok región donde hay muchas familias de refugiados se “han asustado con los bombardeos” y esto alimenta el deseo de los cristianos a huir. “En la noche de la aldea de Komane – añade el prelado – vemos los cazas turcos bombardeando las montañas kurdas, donde se refugian los combatientes del PKK. Los aldeanos, refugiados cristianos tienen miedo”.
En la noche entre el 6 y el 7 de agosto del año pasado, cientos de miles de personas abandonaron las aldeas en la llanura de Nínive, desde Qaraqosh a Karameles, mayoritariamente cristiana, encontrando refugio en Erbil y otras áreas del Kurdistán.
La semana pasada, el patriarca caldeo mar Louis Raphael I Sako ha dirigido al Papa Francisco y los obispos de todo el mundo una oración para recordar la tragedia de esta comunidad perseguida. Un llamado a la paz y la seguridad “antes de que sea demasiado tarde” y la fuerza “para mantenernos firmes en esta tormenta”.
Para Mons. Rabán es “necesaria” una “presión internacional” directa en Ankara, para que pone fin “al bombardeo en nuestra región”, después de “haber abierto las fronteras al facilitar el movimiento y suministros a Daesh [acrónimo árabe para el Estado islámico, ndr]”. Incluso el presidente kurdo Massoud Barzani y el gobierno central en Bagdad han pedido a Turquía no hacerles la guerra y de respetar las fronteras territoriales de Irak”. Una frontera, añadiendo que “los aviones turcos no parecen dispuestos a respetar”. Mientras tanto, Barzani dio la orden a los combatientes del PKK a abandonar la región, ya que “si quieren guerra, la haremos en la otra frontera”.
Mientras tanto, la vida familiar de los refugiados cristianos continúa en un estado de “normalización lenta”, dijo Mons. Rabán, porque “muchos de ellos trabajan, algunos han abierto actividades, tratan de formar grupos de cooperación, contando con la ayuda de las asociaciones”. Entre ellas se encuentran en la primera fila “los grupos católicos, que dan apoyo material y asistencia técnica, el conocimiento, la experiencia”. Las palabras de cercanía, el apoyo concreto – advierte el obispo de Duhok – hacen mucho para ayudarnos y restituir el proyecto de un futuro”. Y para contrarrestar, añade, los grupos y las organizaciones que buscan promover la huida de los cristianos al extranjero (a través de Jordania y Líbano), “lucran por su condición y explotan los miedos y preocupaciones”.
En un testimonio de una comunidad viva, que sigue creciendo, y se mantiene sólida en la fe a pesar de las dificultades, el obispo informó que este fin de semana “más de 50 niños y niñas de la diócesis recibirán la primera comunión. Y a continuación, habrán bautizos, matrimonios, confirmaciones…”. Muchas familias huyeron de Mosul y la llanura de Nínive hace un año “ahora se han estabilizado, tanto en Ankawa como en Duhok, han comprado la casa y están reconstruyendo una vida, ya que se han dado cuenta de que no van a regresar pronto a sus pueblos – concluye el obispo -. y están decididos a quedarse aquí en el Kurdistán”.

11224322_800560410063059_2595288097635941798_n

Bookmark : permalink.

Deja un comentario