Garzón, la fiscal y los cristianos perseguidos

Josep Miró i Ardèvol

garzonBaltasar Garzón, en pareja con una fiscal, Dolores Delgado, ha publicado en El País del 4 de marzo un artículo de título explícito: “Justicia Universal contra el Estado Islámico”.

Su lectura inspira miedo por la forma como ven la realidad determinadas personas que han tenido -el ex juez- y tienen –la fiscal- responsabilidades en un mundo tan decisivo para las personas como es el judicial. Me explico, para los que no lo han leído aquel texto:

Garzón reclama la intervención de los países y la justicia internacional porque “la destrucción del bienes culturales es un delito de trascendencia cultural”, y este es el tema. Por lo visto, las matanzas de prisioneros, las torturas masivas, la esclavización de mujeres y niños, y de manera especial el genocidio cristiano, no son motivo para tal preocupación por parte del ex juez y la fiscal para llamar a la justicia internacional. Las vidas humanas no les importan. Como mucho, ventilan la cuestión en estos términos “los degollamientos, asesinatos masivos contra la etnia Al Sheitaat, la venta de 300 mujeres yazidies”. Y ya está. A eso se reducen las masacres del Estado Islámico, sus crímenes de lesa humanidad. ¿No les parece llamativa la omisión total, absoluta, de la persecución contra los cristianos, una verdadera depuración genocida por motivos religiosos? ¿No les parece sectario que los bienes culturales olviden a las iglesias, monasterios, y documentos históricos destruidos de las confesiones cristianas originarias de aquellos países? Los bienes culturales para Garzón y la fiscal se limitan a los restos arqueológicos pre cristianos? ¿Qué mentes tan extrañas hay ante esta percepción de la realidad de las cosas, como calificarlas?

Y ese es el meollo de esta forma de pensar. La ceguera ante cualquier mal que sufran los cristianos, su menosprecio aun cuando se trate de un ex juez que tuvo la pretensión de ser uno de los adalides de la justicia internacional. Pues menuda justicia, ya podemos andar preocupados por su senda.

Y del ex juez a Dolores Delgado, porque es fiscal en activo. Con esta ceguera ideológica que no ve los crímenes contra las personas, los chiitas, y con especial y sistemática crueldad contra los cristianos, asirios, caldeos, los pobladores originarios de Irak y Siria, contra su patrimonio cultural, con esta forma tan deformada de ignorar la realidad, como muestra en su artículo, ¿no hemos de dudar acaso de los prejuicios y deformaciones con los que puede abordar determinados casos, en especial cuando surja una componente religiosa por medio? Puede un fiscal tener y explicitar tales a prioris?

La fiscal -dejemos a Garzón en su laberinto- debe dar explicaciones sobre cuál es su punto de vista sobre el atentado a los derechos humanos de los cristianos a manos del Estado Islámico; y, si no las da, sus jefes han de pedírsela. Quien sitúa en primer plano la destrucción de bienes culturales y se olvida de la vida humana, y del derecho a la libertad religiosa, no está en condiciones de participar en las instituciones encargadas de impartir justicia.

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

3 Respuestas a Garzón, la fiscal y los cristianos perseguidos

  1. Inès dice:

    Garzòn recibe dinero del gobierno argentino por apoyar sus polìtica de DDHH selectivos,

  2. Elia Chapela dice:

    Qué todos los que tienen algo de poder son tan ruines para no tratar de ayudar a esos hermanos en desgracia, cuando estamos viendo los horrores que están viviendo y no pedir con su autoridad de jueces hacer algo para que termine este genocidio??? todos los edificios que se caigan, pero la pobre gente??? NO ENTIENDO ESAS MENTES OSCURAS CON PODER, QUE IGNORAN A LOS NECSITADOS DE APOYO INTENACIONAL PARA QUE TERMINE ESA GUERRA INÚTIL?

  3. maria Teresa Torres Cruzeiro dice:

    Mentes estranhas? Sim! As mentes iluministas larvas que fazem dos jovens simpatizantes de EL

Deja un comentario