Los cristianos de Irak enfrentan un verdadero genocidio.

De Ankawa, 7 de agosto de 2014

El Patriarca de los Caldeos hace un llamamiento pidiendo ayuda después de los últimos ataques de ISIS.

De John Newton
l_SakoPatriarcaCaldeo010213ITDespués de la caída de la mayor ciudad cristiana de Irak en la madrugada del 7 de agosto, el Patriarca de los Caldeos hizo un llamamiento a la comunidad internacional pidiendo ayuda.

En una carta abierta Monseñor Luis Rafael I Sako describe la crisis humanitaria que siguió a la caída de la ciudad de Qaraqosh por el grupo yihadista ISIS (ahora llamado Estado Islámico) después de la retirada de los soldados de la milicia kurda Peshmerga.

El Patriarca dijo: “Los cristianos, unos 100.000, horrorizados y con miedo dejaron sus pueblos y casas sin nada más que la ropa que llevaban puesta“. Describiendo los hechos como “un éxodo, un verdadero via crucis” agregó: “los cristianos huyen caminando bajo el terrible sol del verano iraquí hacia las ciudades kurdas de Arbil, Duhok y Suleimanía, con enfermos, ancianos, niños y mujeres embarazadas entre ellos. Enfrentan una catástrofe humanitaria y corren riesgo de un verdadero genocidio. Necesitan agua, comida, alimentos, refugio…”

Monseñor Sako hace un llamado a la comunidad internacional para que intervenga en la crisis actual y al mismo tiempo acusa al gobierno iraquí de no ser capaz de restaurar la seguridad en la llanura de Nínive.

Ha dicho: “Apelamos con dolor y tristeza a la conciencia de todos, y a todos los pueblos de buena voluntad y a las Naciones Unidas, y a la Unión Europea, para salvar estas personas inocentes de la muerte. ¡Esperemos que no sea demasiado tarde!”

No solo dijo el jefe de la Iglesia Caldea que “el gobierno central es incapaz de mantener el orden y la ley en esta parte del país” sino que expresó que tiene “dudas de la capacidad de la Región Kurda sola para defenderse del avance de los yihadistas“, describiendo la falta de cooperación entre el gobierno central y las autoridades de la región kurda.

También dijo que “apoyo internacional y un ejército profesional bien equipado” son la clave para proteger a los ciudadanos del ataque de ISIS.

El Papa Francisco se hizo eco del llamamiento del Patriarca a la comunidad internacional por ayuda para los refugiados iraquíes.

Así dijo el portavoz vaticano P. Federico Lombardi: “Su Santidad dirige además a la comunidad internacional un apremiante llamado, para que se active de manera que se ponga fin al drama humanitario en acto, y se emplee en proteger a cuantos están afectados o amenazados por la violencia, y para asegurar las ayudas necesarias, especialmente las más urgentes a tantos desplazados, cuya suerte depende de la solidaridad de los demás“.

La agencia “Ayuda a la Iglesia necesitada” ha donado 100.000 euros para ayudar a los desplazados en la llanura de Nínive.

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario